Comunicado de Onda Cero
“Onda Cero informa a sus oyentes de una noticia que ojalá no hubiéramos tenido que contar nunca. La noticia de la muerte de un compañero. Ha fallecido Juan Antonio Cebrián, de repente, por culpa de un infarto traicionero que llegó esta tarde sin avisar, sin darle ocasión a Juan Antonio de despedirse de ustedes, la familia de los oyentes de Onda Cero y la familia de sus oyentes de La Rosa de los Vientos.

Esta noche no va a haber Rosa de los Vientos, porque se nos ha muerto el alma de este programa, el hombre que lo creó, lo inventó, lo hizo crecer y lo condujo con mano maestra hasta convetirlo en lo más hermoso que puede llegar a ser un espacio de radio: un programa de culto, una parte de la vida de cientos de miles de personas que escuchaban, admiraban y querí­an a Juan Antonio Cebrián. Su muerte nos ha dejado a todos perplejos, y deja a nuestra cadena huérfana de una de sus voces más genuinas, una voz que siempre tuvo el sello de esta casa, la impronta de Onda Cero.
Juan Antonio ha formado parte de esta aventura desde que levantamos el telón, hace ya diecisiete años. Un buen dí­a llegó al estudio con su música favorita en una mano y su innata capacidad de transmitir en la otra: el resultado fue “Discos Cero”, el primer paso de una carrera que, para él, era una forma de ver y entender la vida. En aquella Onda Cero que empezaba, a Juan Antonio Cebrián le bautizamos entre todos como “el Cebri”: inquieto, curioso, creativo; inventor de programas muy diversos -“Bienvenidos al club”, “La Red”, “Azul y verde”-, que compartieron siempre un denominador común: el afán por divulgar, la otra gran pasión de este Cebri que hoy se nos ha marchado sin previo aviso: la divulgación histórica.
Solo él era capaz de convertir a Juana la Loca en un vivisimo personaje radiofónico. Gracias a él aprendimos, entre excursiones cientí­ficas, grandes enigmas, y criticas de cine antológicas, gracias a él aprendimos a disfrutar de aprender escuchando la radio. Un buen dí­a Juan Antonio, hombre de radio, descubrió que a sus oyentes del “Turno de noche” les fascinaba descubrir “Pasajes de la Historia”. Y así­ empezó una irrepetible serie radiofónica, que acabaria siendo el germen, también, de la carrera literaria de Cebrí­an, el escritor, el divulgador, el autor que cosechaba, libro tras libro, abrumadores éxitos de ventas.
Esta noche la familia de Onda Cero, y la familia de La Rosa de los Vientos, está enlutada. Hoy la vida -siempre imprevisible- nos ha dejado sin uno de los grandes de este medio. Sólo la muerte le podí­a impedir acudir a la cita con la audiencia. Sólo la muerte podí­a apartarle de este micrófono que era suyo. Esta es la noticia que ojalá nunca hubiéramos tenido que dar. Que se nos ha ido Juan Antonio Cebrián. Uno de los grandes. Uno de los buenos. Uno de los nuestros.”
Hasta Siempre,

17 comentarios


  1. Ésta mañana me llegó un mensaje en el que me decí­an que tu Rosa habí­a tomado prematuramente el rumbo de la eternidad. Un destino no deseado al que el naví­o de la vida nos conduce y que no podemos eludir.

    Pero sé que es allí­ donde nuestros rumbos se volverán a cruzar en algún momento de nuestra existencia, porque el hilo dorado que has creado con todos tus oyentes de La Rosa de los Vientos, ese que el ojo no vé pero que el alma percibe es eterno.

    Buddha dijo hace tiempo:
    “Ni el fuego ni el viento, la vida o la muerte pueden borrar nuestras buenas obras” y la tuya es el mejor regalo que nos has podido dar.

    Hasta siempre,

    Mar

  2. David RV

    Ánimo Mar.
    José Antonio no ha muerto, es eterno, su voz resonará por siempre.

  3. Roç

    Me siento extraño navegando por muchos foros y blogs, leyendo y escribiendo post en su memoria, es extraño pero era como de nuestra familia y parece como si necesitaramos compartir nuestras lagrimas y desolacion, era un gran periodista, mejor comunicador, y seguro que el mejor de los amigos que un hombre puede tener, creo que precisamente por eso es por lo que nos ha llegado muy dentro, porque era como uno de nosotros y se notaba que disfrutaba como un niño con sus pasajes de la historia, con sus tertulias, con todo…

    Como en muchos otros foros, dar mi mas sentido pesame a su familia y compañeros, un abrazo muy fuerte para su mujer y su hijo, y decir que nunca le olvidaremos, sus pasajes, sus programas me acompañaran a lo largo de mi vida, y me serviran para dar a conocer su increible obra divulgativa, a muchos que no lo han podido disfrutar.
    gracias por todo Juan Antonio alla donde estes…

  4. marcial sambade

    siento un vacio tremendo,porque me he quedado sin familia para mis sueños,no se que decir solo tengo pena, espero que los amigos de cebrian
    no dejen de serlo de nosotros los invisibles , pero los presentes a cada cena , sonrisa,noticia o noche en definitiva , que hemos pasado juntos.
    una lagrima por ti cebrian, desde mi admiracion, estes donde estes.

  5. César Clemente

    Anoche, sábado 20, como cada sábado, conecté con la página de Onda Cero para escuchar La Rosa, en lo que tardó en conectarse el reproductor vi la noticia escrita, no podí­a creerlo, esperé que a pesar de todo sonase la voz de Juan Antonio, sin pensar en lo ridí­culo de mi deseo, de mi esperanza. Era, sin yo saberlo, la noche triste.
    Hoy me sorprendió que el mundo siguiese su curso imperturbable, que no acusase la pérdida, que no mostrase la herida. Hoy fui consciente de lo cercano que sentí­ enseguida al mago, y del vací­o que deja este hombre bueno en nuestros sueños.
    Si cada cual valemos lo que otros sienten nuestra ausencia, Juan Antonio fue invalorable. Sirva este humilde mensaje como testimonio de admiración y afecto, de solidario abrazo a su familia sin duda hoy victima del desconsuelo.
    Si de algo sirve sabed que, a buen seguro, Juan Antonio nos mira desde un lugar mejor, donde reposan los elegidos. Descansa en paz amigo.

  6. Antonio Ballesteros

    Me enteré ayer por la noche de que Juan Luis Cebrian el creador de la Rosa de los Vientos habí­a muerto ví­ctima de un infarto fulminante. Tení­a cuarenta y un años y dirigí­a uno de los programas más creativos que se hací­a en la radio española y que se llama “la Rosa de los Vientos”. Saludaba todas las noches a los fieles que en la noche del sábado al domingo o del domingo al lunes lo escuchábamos con su les saluda Juan Luis Cebrian “venturoso y feliz como una lombriz”.

    Yo lo descubrí­ una tarde de verano viniendo de la playa en la que me subyugó su manera de hacer radio y entretener sólo (parece tan fácil) con contar de forma que todo el mundo lo entendiera alguno de sus Pasajes de la historia. Confieso que no le era todo lo fiel que me hubiera gustado porque por desgracia uno llega la fin de semana ya con la luz de reserva puesta y con las goteras que ya tiene se debe al descanso y no puede trasnochar tanto.

    Estos pasajes de la historia sólo eran parte de su programa y tení­a sitio en él para el misterio, la investigación, la cultura. Pero ellos en especial eran una absoluta genialidad de montaje, de oportunidad, de estructura, de sabidurí­a,…

    Hoy quizá sea el primer dí­a de la Rosa de los Vientos sin Cebrian. No será igual, seguro, pero tambien es seguro que si Cebrian decí­a que era una labor de equipo ellos pueden hacer algo para no dejar huérfanos a sus oyentes.

    No sé si en otros lugares harán contigo un minuto de silencio o si ni siquiera te habrán conocido a través de las ondas pero te aseguro que la mañana del domingo cuando me levanté y se lo dije a mi mujer me sentí­ un poco menos acompañado porque me contaba entre tus admiradores.

    Mi sincero pésame para tu viuda tu hijo y tus amigos que seguro que no eran legión sino ejército.

  7. Joana Álvarez

    Acabo de enterarme, muy duro yo como mucha gente no lo conocí­a personalmente, sólo lo escuchaba, pero vaya me impacta, tengo un nudo en la garganta y la sensación de haber recibido una bofetada, con el se ha ido también una parte de mi, de todos nosotros.

    Le escucho desde principios de año, es poquito, pero gracias a páginas como la vuestra me he descargado programas antiguos y me ha acompañado desde enero, en mi trabajo, en mis viajes siempre en mi mp3, hay otros programas de radio, pero la rosa y Cebri tení­an algo diferente vosotros ya me entendeis, y ahora se ha ido.

    Estoy triste, se ha ido la voz que me acompañaba, que nos acompañaba un hombre joven y con una familia que estará desolada, y yo les acompaño en la pena, porque se nos ha ido, estamos huerfanos.

    Yo iba a descargarme el programa de ayer y me encuentro con esto y he navegado por todas las páginas con material de la rosa porque sinceramente no me lo creí­a.

    Que ironí­a tiene la vida hoy era un domingo más y querí­a hacer lo que hago los domingos acostarme con la rosa, pero ya veis estoy aquí­ escribiendo, maldita muerte, que nos ha dejado hechos polvo.

    Esta es una noche triste.

  8. Mar Hoyo

    Perdurarás siempre en nuestra memoria y en la de nuestros hijos y en la de los hijos de nuestros hijos. Ya nos encargaremos los rosaventeros de ello. Formas parte de la HISTORIA. Se que estás ahí­, aún te oigo….. Te queremos. SIEMPRE.

  9. javi

    Yo,que por suerte era de tu quinta osea cuarenton,de lo cual estaba orgulloso y pí¨nsaba que mientras estuvieses con nosotros,yo tambien podia hacerlo y joder cuando me he enterado ha sido desastroso.
    ya nada va ha ser igual, aqunque espero que estos colegas de lA WEB la sigan manteniendo en marcha para que tu fuerza siga manteniendonos firmes y el onor haga que dejemos de llorar.
    Dios quiera que haya algo mas alla de la muerte,porque si no lo hay que putada no poder volver ha sentirte.
    Asta pronto colega.

  10. Marco Antonio Cosio Palacio

    Descanse en paz, el mejor periodista y comunicador que las ondas de radio han conocido. Compañero y amigo de noches insomnes, de recuerdos e historias, de batallas y conquistas, de misterios y sustos. Descansa en paz, maestro, descansa en paz viejo amigo. ¡Fuerza y honor! nos veremos en el parapeto, como la ultima vez alli estare junto a ti, mi querido camarada, adios.

  11. Paseante

    Gracias por tener esta recopilación.
    Juan Antonio, DEP.

  12. ángel

    FUERZA Y HONOR amigos.
    Por favor, dejad también vuestras condolencias aquí­:

    http://lacomunidaddeldivan.blogspot.com/2007/10/hasta-luego-maestro.html


  13. De entre todo lo bueno que se puede decir sobre Juan Antonio, me quedo con lo objetivo. Es decir, con lo que no se puede manipular con simples palabras. Y es que Juan Antonio dejó tras de sí­ una hueste de cientos de miles de seguidores fieles… de amigos. Esa es la verdadera e incontestable verdad de su legado.

    Desconsolados, ahora nos toca decir adiós a nuestro maestro. Hasta siempre, amigo Cebrián.


  14. Joder! me enteré hoy.

    Un fin de semana sir oirte y sin radio y cuando me emocionaba con sólo pensar que la noche volverí­a a abrazarme con su voz pronto, una amiga deja caer, junto al café de la mañana, la pena de su marcha.

    El misterio se le desveló a Juan Antonio, pero a nosotros nos queda el dolor de su ausencia. Sé que la noche permanece, aún a pesar del mañana,… pero hoy la siento más eterna porque su vací­o lo llena todo. Cielos, si era un extraño, un desconocido que se atreví­o a meterse en mi vida con aquel Turno de noche que deshojaba el insomnio de mi alma. Se metió tan adentro que, ahora que se ha ido ni las lágrimas me permiter leer estas lí­neas escritas mientras escucho su voz en formato de podcast.

    Juan Antonio firmó su último pasaje de la historia, encantado y feliz como esa lombriz que ya nunca más saltará de la radio a nuestros silencios. Quisiera dar mis condolencias más sinceras a los suyos; a esas personas que notarán su nada clavada en las profundidades de su ausencia; a los compañeros y compañeras que con él colaboraron para crear una experiencia radiofónica que por miles nos cautivó arrancándonos horas de sueño, pero permitiéndonos soñar más allá de las estrellas donde hoy, Juan Antonio descansa.

  15. Malena

    No me puedo imaginar las noches del finde sin escucharle, a la hora que volviera, sabí­a que lo iba a encontrar, y no me podí­a dormir sin mi radio con su voz acariciadora, entrañable, como sólo puede hacer radio alguien enamorado de su quehacer, alguien feliz como una lombriz y orgulloso de serlo.

    Pienso en Silvia y Alejandro, y me parto de dolor, si nosotros le echamos tanto de menos, qué será de ellos? Si pudiéramos consolarlos de alguna forma, como él nos acompañó con su optimismo y fuerza, tantí­simos años, como en mi caso, si pudiéramos devolverles a ellos una pequeñí­sima parte de lo que él nos dio… si pudiéramos llenar un rinconcito de su enorme vací­o… pero por desgracia, es así­ de duro, así­ de brutal, se terminó, y no puedo hacerme a la idea.

    Desde que oí­ en bruto el comunicado de Onda Cero, no he salido de mi perplejidad, me fui a su web, me di un paseo por las webs amigas… os busco, porque soy de la gran familia de LRV y se me ha ido un familiar, la cabeza nada menos, y me siento muy jodida, y querí­a compartirlo con vosotros, que estáis igual, aturdidos, despistados, doloridos… y fundirme en este abrazo tan sentido.


  16. Ahora estoy escuchando el primer programa de La Rosa sin Cebrí­an, donde están recordando diferentes pasajes realizados por él. Tremenda la entereza de Bruno, y sobre todo de su mujer Silvia, que si ya es duro volver a trabajar tras la pérdida de un ser querido mucho más debe ser en su caso que trabajan codo a codo con Juan Antonio en el estudio.
    Por otra parte agradecer a la administradora de esta página la labor desinteresada de recopilación de programas y espacios de La Rosa, somos muchos los que llenamos el reproductor de programas que nos acompañan en diario, en el cercaní­as…
    Un Saludo y gracias.

  17. Luis CORUÑA

    Comencé a escuchar la rosa en 1998 y enseguida me cautivó. Un programa fresco, novedoso y en donde se respiraba a cada minuto el buen hacer del MAESTRO Cebrián.
    La radio crea unos ví­nculos entre las personas que no consiguen ni de lejos otros medios. Esas largas noches de trabajo, eran mucho más llevaderas gracias a la labor de Juan Antonio y todo su equipo. Sentí­ como propios los ataques que en su momento se hicieron al programa, y es que en este paí­s, nadie es profeta en su tierra. Sin embargo, con la fuerza y el honor que te caracteriza, supiste afrontar adversidades y volver más fuerte que nunca. Seremos legión ¡Sí­! como legión somos los que ahora te lloramos.
    El mundo es un lugar un poco más frio sin tí­. Nos queda tu eterna sonrisa, tu cálida voz y tu inmensa sabiduria. ¿Qué es la vida? Ahora se que se trata de un lugar donde conocemos a personas que volveremos a ver en el otro lado.
    Un inmenso abrazo a todos los rosamenteros.

Comments are closed.